vendredi 17 août 2012

Los Saharaouis en 2018

Imagina…

Estamos en el año 2018, los saharauis se han independizado. El Sáhara Occidental ya no es la última colonia de África.
Las familias felizmente reunidas han secado las lágrimas de decenios de sufrimiento. El duelo por los desaparecidos puede hacerse al fin, tras la revelación del emplazamiento de las fosas por parte de las autoridades marroquíes y de las excavaciones realizadas de forma minuciosa de las mismas.
Las Instituciones fantasmas impuestas por Marruecos sobre el territorio han sido reemplazadas. Las nuevas se han constituido de forma mínima y sus funciones se han añadido a medida de sus necesidades. La Justicia hace su trabajo de manera imparcial. Los Saharauis prisioneros de Marruecos son nuevamente juzgados. La prisión negra es demolida y en su lugar, una escultura simboliza lo que los Saharauis han sufrido de violencia y de crueldad.
Los jóvenes emprendedores saharauis han desplazado sus actividades desde los campamentos de refugiados, están mejorando las redes y las relaciones con las empresas saharauis implantadas y que pudieron desarrollarse los años anteriores.
El pueblo ha optado por la excepción de la producción saharaui, las fronteras se han cerrado a la importación de todo aquello que se puede producir. Los acuerdos de pesca propuestos por Rusia y Europa han sido rechazados. El ecosistema marino habiendo sido arrasado por una sobreproducción de pesca y las prácticas prohibidas de los años de ocupación, la República Saharaui ha declarado su ZEE cerrada a toda pesca extranjera hasta la realización de nuevos análisis que comprueben que hay un excedente del ecosistema marino.
La ecología está en el centro del funcionamiento de la sociedad saharaui; la fauna y la flora diezmadas han sido reintroducidas con éxito. El pueblo se ha pronunciado a favor de la exclusividad del consumo energético verde, producida en el país. Ésta, funciona tanto a nivel doméstico como a nivel económico y empresarial. Un turismo ético, la aportación de ayuda a través de mano de obra solidaria se ha desarrollado…
Muchos marroquís han vuelto al norte de su país. Los que se han quedado han adquirido la doble nacionalidad saharaui-marroquí. Los antiguos militares marroquís, tanto tiempo retenidos por el Frente Polisario, ignorados y  maltratados por el régimen marroquí a su regreso, en muchos casos, han encontrado un sitio en la sociedad saharaui.
Una arquitectura saharaui ha nacido, los edificios del periodo colonial abandonados son destruidos. Los desechos de cemento armado constituyen un problema. Los equipos de investigación sobre el reciclaje han encontrado soluciones, la puesta en marcha esta lanzada,  pero hay que mejorarla.
Depósitos de basura y contaminación industrial y química a cielo abierto descubiertos en los alrededores de las ciudades o vertidos en los ríos, están siendo estudiados para realizar una descontaminación completa y durable. El problema es grave y ha tenido consecuencias negativas para la salud que hay que tratar. Es una disciplina médica nueva que se ha tenido que introducir. Por otro lado, la diabetes, la insuficiencia renal y enfermedades como el Parkinson y el Alzheimer, son objeto de políticas de salud pública, que mezclan investigación, curación y prevención. Los tratamientos psicológicos se están desarrollando y son accesibles a toda la población. Los años de ocupación y exilio han dejado traumatismos profundos.
Las granjas de producción agrícola de Dakhla, ex propiedad  del Rey, las empresas francesas Idyl y Azura se han nacionalizado y su extensión se ha reducido en un 90%. Su superficie permite actualmente una producción adaptada a las necesidades de la población del país. El consumo de agua se ha optimizado, los productos químicos prohibidos.
Los trabajadores del fosfato en Bucraa han recuperado sus puestos de trabajo y los jubilados sus pensiones. El nuevo equipo directivo ha decidido reforzar las medidas de protección de los trabajadores y han pedido un estudio de impacto sobre los efectos medioambientales de la extracción del fosfato y de su distribución en su forma colonial.
La demolición del muro y el desminado están en proceso. Los trabajos de acondicionamiento han devuelto al río Saguia El Hamra, y a los demás ríos, su libre curso y sus funciones.
Los militares saharauis, fieles a su fama de duros, han eliminado todos los tráficos (de carburante, droga, cigarros, inmigración clandestina) del Sahara Occidental.

¿Qué ha pasado?

Las evaluaciones y actas eran negativas y pesimistas. La gestión de los campamentos de refugiados no era satisfactoria.
Basándose en la propuesta hecha por Echo, especialista europeo de las crisis de urgencia olvidadas, la distribución de la ayuda alimentaria se ha simplificado. Se han suprimido los intermediarios y las ayudas destinadas a las familias son transferidas directamente  a las cuentas de las madres saharauis. La calidad de los alimentos ha mejorado con la posibilidad de exigir a los distribuidores, y un sistema colateral de beneficio se ha desmantelado.
La consecuencia de esta medida ha sido que la creación de la banca saharaui ha llevado a cabo un profundo cambio en la sociedad y ha modificado la percepción del dinero y del tiempo.
El Estado de Bienestar ha sido abandonado y las Instituciones reconstruidas. Los ciudadanos han decretado un año “de esfuerzo colectivo para la solución” y cada uno ha cumplido su parte en el mundo entero.  La gran confusión inicial de ideas y acciones en todos los ámbitos se ha organizado progresivamente en una gran fuerza democrática.
En el territorio ocupado del Sahara Occidental, de forma concomitante, la empresa americana Kosmos Energy encontró petróleo, y también la empresa francesa Total. Esto provocó una verdadera avalancha desordenada y un gran número de muertos, lo que fue un gran choque para la sociedad saharaui, pero también para el pueblo vecino marroquí.
Los saharauis se han negado a conformarse con las decisiones de la ONU y han rechazado cualquier nuevo plan. Antes de dimitir, Christopher Ross, enviado personal del Secretario General de la Naciones Unidas para el Sahara Occidental, ha conseguido imponer que la ONU sitúe las ganancias de los recursos naturales bajo su administración. El proceso en curso ha acelerado el derrumbe del sistema económico marroquí basado en los recursos robados y ha cortado de raíz con los argumentos de seguridad.
Alertada por una epidemia grave y bastante extendida geográficamente a causa de un envenenamiento por consumir pescado y productos de alta mar etiquetados como marroquís, Europa ha abierto una investigación y ha bloqueado 10.000  toneladas de productos del mar provenientes en realidad del Sahara Occidental, y pescados por los marroquís y los españoles. Los análisis independientes revelan rupturas repetidas de la cadena del frío (lo que deja entrever la posible presencia de bacterias como la salmonella y la listeria monocytogenes), pero también la presencia de cadmio en las sardinas pescadas en la zona norte del Sahara Occidental, entre las latitudes 27º1’N y 27º17’N, correspondientes a los alrededores del puerto del Aajun y de las fábricas de tratamiento del fosfato. Casos más aislados han sido señalados en Rusia cuyos barcos estaban en la zona en virtud de un acuerdo de pesca bilateral con Marruecos.
Bajo la presión de los pueblos europeos, después de dos muertes, el acuerdo de pesca UE-Marruecos ha sido denunciado y anulado. De forma coherente, los acuerdos agrícola, ALEAC, de buen vecindario y el estatuto avanzado, han sido suspendidos por la UE para revisarlos.
Paralelamente, los Saharauis, en un sistema de representación ampliada, dejando un sitio muy importante a los jóvenes, se habían reunido determinados a quedar unidos hasta que se tomen decisiones que permitan alcanzar una solución. 
Además, en los campamentos de refugiados han preparado los equipajes y se han ido a pié para pasar el muro y volver. La feliz marcha de regreso, usando coches civiles de apoyo para los niños y los ancianos, ha sido acogida en los territorios ocupados por la misma marcha saharaui de bienvenida, salida de todas las ciudades de los territorios todavía ocupados. Los amigos, quídam y representantes políticos los acompañaban (Saharauis del mundo entero y solidarios), para la recuperación de facto del territorio, bajo la mirada de los medios de comunicación. El pueblo así reunido ha puesto en marcha el referéndum y ha elegido la independencia.

Esto es el Sáhara en el año 2018, se ha encontrado una solución para preservar la paz.
Si no, imagina…

Estamos en 2018.
La compañía Americana Kosmos Energy ha encontrado petróleo offshore en el Sahara Occidental, provocando la euforia del Rey de Marruecos y del Makhzen, que han provocado un aumento del precio de subasta y han vendido permisos para todos los bloques del Sáhara Occidental en contra de la posición de la ONU. Nada ha impedido la llegada de la multinacional americana Chevron, la china Petrochina, la francesa Total sobre el bloque Anzarane todavía más apliado, la rusa LUKoil, la inglesa BP.  La violencia, las expropiaciones abusivas y el saqueo de la tierra y del mar saharauis se aceleran de forma desordenada y con el apoyo de la Armada marroquí.
El Frente de Liberación Saharaui entra en guerra para proteger su petróleo, puesto que dicha extracción por parte de multinacionales extranjeras es ilegal para cualquiera que no sea su pueblo. La seguridad de la región está amenazada por esta guerra. Los países implicados por la presencia de sus compañías petrolíferas tienen distintas posiciones diplomáticas ambiguas. Los distintos medios de comunicación se muestran contradictorios.
Ban Ki-moon ha reconocido poco antes que las Naciones Unidas han fracasado y son impotentes a pesar de los esfuerzos repetidos de sus enviados y de los diferentes Secretarios Generales que les han precedido.
Christopher Ross ha dimitido. Incluso habiendo adoptado un acercamiento diferente al de Baker, se ha visto obligado a repetir los mismos pasos y compromisos, y se ha visto conducido en la misma dirección, a pesar de su gran paciencia. La alta comisaria de los derechos humanos, Navanethem Pillay, ha declarado no estar informada sobre el conflicto y no tener elementos.
Después de haber bombardeado la zona de Tiris, en el Sáhara Occidental, la aviación marroquí ha lanzado bombas sobre Mauritania, en represalia por tolerar el paso y la utilización de sus tierras por los combatientes saharauis. Argelia se ha declarado implicada. El conflicto está a sus puertas. Pide la reunión del Consejo de Seguridad.
Las Islas Canarias, que se encuentran cerca, están en el punto de mira desde el comienzo de la guerra. Europa está a la espera, tensa.
Con el argumento del riesgo para sus buques y de la utilización de sus fondos para financiar el conflicto armado, Europa denuncia el acuerdo de pesca con Marruecos, con la suspensión inmediata de toda transacción financiera. Marruecos, en dificultad entre la avidez petrolífera y los combates, pide la intervención de Francia como lo hizo en 1977.
El secretario de Estado de los Estados Unidos, John Kerry, se desplaza oficialmente al Sáhara Occidental. Los conflictos en Oriente Próximo se han solucionado. Este conflicto magrebí necesita la intervención clara y eficaz de EE.UU.
Marruecos explota el Uranio del Sáhara Occidental con la mayor discreción posible desde hace dos años. La guerra en curso confirma el temor internacional de una utilización nuclear belicosa, sobre todo desde que unos mensajes Wikileaks recientemente revelados hacen sospechar la existencia de intercambios con Francia sobre esta cuestión. Francia lo niega. Catherine Ashton, alta representante de la Unión Europea para las relaciones internacionales y de política de seguridad y vicepresidenta de la Comisión Europea, se reúne con Mohamed VI en Rabat para discutir del programa nuclear del país. El encuentro es cortés y no aporta ninguna información relevante ni seguridad a Europa.
Es una amenaza tomada muy en serio a nivel internacional, en tanto que en el norte de Marruecos, en el Rif, y en la región de Agadir, los motines e iniciativas individuales de los Generales marroquís se multiplican. Los rumores hablan de un golpe de estado desbaratado. Nada está confirmado. En ruta por Uruguay, el avión del Rey, un Boeing 737-8, matriculado CN-MVI, es inmovilizado en tierra por la Interpol después de una escala técnica en Barcelona. Después de las formalidades habituales, 42 toneladas de resina de cannabis han sido encontradas a bordo y destruidas. Bajo anonimato, un miembro del equipo de a bordo, reconoce haber sido enviado por el Rey para buscar fondos. El valor estimado de la carga está entre 100 y 120 millones de euros. 
La Unión Africana (UA) toma por primera vez en la historia medidas para parar la guerra y envía a sus soldados. Marruecos los rechaza, el país no es miembro de la Unión Africana. El Sáhara Occidental sí lo es. La intervención es declarada legítima por los servicios jurídicos de la Unión Africana.
EE.UU envía un portavión, base avanzada cercana para su intervención. Están en alerta. Aqmi ha aprovechado la oportunidad del conflicto por amenazarlos de nuevo. Cargamentos de armas han desaparecido en el desierto, depósitos de carburante han saltado en un estrépito espectacular, actos reivindicados por Al-Qaïda.
La Armada Saharaui de liberación organiza la resistencia armada en el interior del territorio ocupado, para contener los riesgos de acción-comando.
En el Aaiún, los resistentes saharauis ocupan las estaciones eléctricas, los locales de televisión regional y de la radio. Han instalado sus tiendas sobre los tejados.
Después de un error técnico, Aljazeera difunde imágenes invertidas de la ciudad. Sobre esta base en espejo, Marruecos bombardea lo que cree que es un campamento similar al de Gdaim Izik, y destruye todo el sistema eléctrico y de comunicación del Sáhara Occidental.
Solo la zona de Lagueira conserva la posibilidad de establecer comunicaciones en la red mauritana. Los saharauis utilizan este medio de comunicación para hacer salir información a cuenta gotas.
En el punto álgido de los combates, el Papa Francisco lanza desde la Timor, donde asiste al aniversario de la Independencia, una llamada a la paz en el Sáhara Occidental.
España ha reaccionado desde el anuncio del descubrimiento de petróleo offshore en el Sáhara Occidental reafirmando su estatuto jurídico de administrador colonial y reivindicando su parte de los beneficios. Directamente amenazada por la extensión del conflicto a las Islas Canarias y la amenaza hacia Europa, España cambia radicalmente de discurso y declara liberar el archipiélago de los lazos jurídicos e históricos que le ligan a ella. España declara oficialmente que las Islas Canarias pertenecen a la Zona Africana.
Mauritania, aprovechando el vacío jurídico, envía sus tropas para ocupar las Islas Canarias para “proteger allí a los emigrantes mauritanos”, la comunidad más importante de las Islas. Al mismo tiempo, envía a la AG de la ONU sus reivindicaciones sobre las Islas, pidiéndole tomar acta de ellas y oficializarlas. La ONU rechaza la ocupación y reconoce las Islas Canarias como país independiente. La UA adopta la integración de las Islas Canarias como su miembro número 53.
En Marruecos reina la confusión y las revueltas populares son cada vez más violentas acerca de la “guerra del rey” que diezma la juventud. La emigración de los marroquís hacia Europa conoce un aumento sin precedentes  nada más empezar la guerra. El paso de Tánger a Gibraltar es asaltado, los medios de comunicación hablan de más de 500 tentativas de paso cada día. Grandes barcos son afretados y se produce una huida sin control.
Las capacidades de transporte están desbordadas. En cada viaje, alrededor de 3000 marroquís llegan a Portugal y 3200 a las Islas Baleares.
Como era de esperar, el Rey Mohamed VI ha abandonado el palacio de Rabat. Se sabe que su mujer e sus hijos están en Francia, en el castillo de Betz, pero él no está. Está en paradero desconocido. La muchedumbre lo descubre en mal estado, delgado y barbudo, en una fosa con purín. Los acontecimientos se desencadenan entonces muy rápidamente y a pesar de las disensiones en el grupo de sus perseguidores, el rey es torturado hasta su muerte. Revela rápidamente el emplazamiento de las reservas de oro, aunque no por ello se salva. El pueblo grita “¡has robado el oro al precio de nuestra sangre!” , “¡la sangre del pueblo, el oro del pueblo!”
Ashton se va precipitadamente de la ceremonia popular y simbólica organizada para festejar la independencia de Escocia, de Cataluña y del País Vasco llevada a cabo después de un referéndum de los tres pueblos. Viaja al Sahara Occidental esta vez, para intentar solucionar este problema nacido a causa de la sordera internacional respecto a la voluntad de otro pueblo.
En la confusión de los ataques llevados a cabo por la Armada de liberación Saharaui contra las tropas marroquís, ahora sin un verdadero mando, estas últimas se repliegan en medio de un gran desorden y se pierden de noche, en medio de los campos de minas antipersona y anti carros de combate.
Dormidas durante 20 años, las minas explotan al paso de las tropas desorientadas, causando grandes pérdidas. Durante el periodo de paz, cuando los nómadas saharauis y sus tropas saltaban sobre las minas, Marruecos no había ni localizado ni descontaminado los más de 7 millones de restos de guerra, y esto se vuelve ahora contra su juventud.
Los refugiados saharauis se han incorporado a la resistencia, pocos se quedan en los campos de Tindouf. Están en el desierto en territorios ocupados y liberados y se desplazan por temor de los bombardeos marroquíes. Los recuerdos de los traumas de los ancianos, bombardeados con napalm y fósforo blanco, afloran. Los habitantes de las ciudades ocupadas también se han desplazado hacia el desierto y viven una situación de gran sufrimiento. El Alto Comisionado de los Refugiados encuentra numerosas dificultades para el aprovisionamiento de alimentos de urgencia y pide la creación de corredores humanitarios. Hace un llamamiento a una ampliación del presupuesto para utilizar aviones de carga y poder así lanzar en paracaidas alimentos a los refugiados. Las ONGs ya no pueden intervenir más en el desierto. Las que están implantadas en la capital ocupada están, bien en alerta de seguridad, limitando todos sus desplazamientos, bien preparando una evacuación.
UNICEF lanza un llamamiento a la comunidad internacional. Los niños Saharauis están en peligro y ya no se benefician de los cuidados más elementales.
Unos periodistas que han conseguido entrar en el Sáhara Occidental, unos euro-parlamentarios en delegación oficial y grupos humanitarios son agredidos por las fuerzas marroquís.
En consecuencia, la ONU declara que la Minurso, su misión en el terreno, debe vigilar el respeto de los derechos humanos en el Sáhara Occidental.
Frente a su fracaso, la última tentativa de la ONU para solucionar el conflicto es la de reconocer al Frente Polisario el estatuto de Frente de Liberación Nacional como lo hizo a la OLP. EL Consejo de Seguridad declara la ilegalidad del acuerdo tripartito. Ya no es posible pasar del capítulo 6 al 7 de la Carta de la ONU para intentar salir de este caos.
Un congreso internacional organizado en Ginebra impone la independencia y el reconocimiento del Sáhara Occidental por la Asamblea General de la ONU.
El Consejo de Seguridad envía fuerzas especiales para proteger la población saharaui y vigilar el retroceso de la tropas y colonos marroquís.
El Instituto de estudios estratégicos de Baker anuncia que el coste de esta guerra, destrucciones materiales y pérdidas humanas, se eleva a 100 veces el coste de la presencia de la Minurso durante los 27 años que han precedido a esta guerra del petróleo, guerra negra de la independencia.

La solución es esta o aquella, u otra con elementos de esta o aquella… El objetivo era de empezar a escribir. Unas acciones construirán el futuro y todos sus minúsculos detalles.
Entonces, imagina…

APSO, 23 de Septiembre de 2014
Original en francés publicado 17 de agosto 2014